Seleccionar página

Es la impresión que se realiza con métodos digitales a partir de ficheros creados por ordenador con programas de diseño o autoedición. Su característica principal es que el proceso es totalmente digital, desde la creación del documento hasta su impresión.

El sector de las artes gráficas está experimentando una gran transformación gracias a la implantación de las nuevas tecnologías que facilitan el proceso y enriquecen la oferta, por lo que existen cada vez más opciones a la hora de imprimir, tanto en técnicas como en acabados.

A la tradicional impresión offset (ya optimizada gracias al paso directo a planchas) de demostrada calidad y la más rentable en tiradas grandes, se unen los equipos digitales con grandes prestaciones y que ofrecen un acabado excelente.

Pero eso sí, hay que tener en cuenta que no todas las ofertas de impresión digital garantizan la misma calidad; sólo las maquinas de impresión digital que imprimen con tinta ofrecen una impresión óptima que en nada tiene que envidiar a la impresión tradicional. En la mayoría de los casos es casi imposible notar la diferencia.

Estas son algunas de las ventajas de la impresión digital:

Se simplifica el proceso, la impresión resulta más rentable.
A diferencia de otros procesos de impresión convencionales, en el caso de la impresión digital no existen pasos intermedios de preimpresión, no hay fase de arranque de máquina, no son necesarios ajustes ni calibración de tintas y tampoco requiere tiempo de secado.

Se pueden imprimir justo los ejemplares que se necesiten en cada momento.
El precio de cada impresión es inferior a cualquier otro sistema, no sólo porque se simplifica el proceso, sino también porque no es necesario encargar una tirada mínima para rentabilizar la impresión. Si sólo necesita 30 catálogos no tiene porqué imprimir 300, o si lo desea puede imprimir sólo 3, sólo los ejemplares que necesites.

Los tiempos de impresión son más cortos.
Según la envergadura del trabajo puede ser cuestión de días, y si se trata trabajos pequeños o de una reimpresión pueden ser horas. Ya no es necesario encargar la impresión de un trabajo un mes antes.

Permite la personalización.
La impresión personalizada, en creciente expansión, es uno de los valores añadidos que ofrece este tipo de impresión. Como el proceso es digital desde su creación, se puede personalizar la información a la medida exacta de las necesidades del cliente. Se pueden imprimir catálogos, folletos, carteles, tarjetas, invitaciones, etc… y hacer distintas versiones según a quien vaya dirigido o también personalizar un mismo contenido, por ejemplo con el nombre propio de cada destinatario.

En definitiva: personalización, rapidez, calidad y rentabilidad.

Si quieres saber más sobre impresión digital, o necesitas información sobre tu caso particular, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.
94 424 56 77 • info@laplanet.es